THE JAGUAR #03

  • Jaguar
  • Nuevo
  • Mejor
  • Mundo
  • Equipo
  • Coche
  • Forma
  • Temporada
  • Carrera
  • Primera
En el último número de la revista The Jaguar se presenta en sociedad el nuevo miembro de la familia, el E-PACE, un compacto tan deportivo como práctico que no hace más que recoger elogios a su paso. En sintonía con nuestro compromiso de que a partir de 2020 todos los nuevos Jaguar tendrán versiones eléctricas, explicamos cómo la obsesión por la excelencia en los circuitos ha contribuido a la evolución de nuestros deportivos, desde los legendarios bólidos de Le Mans hasta el XE SV Project 8 que voló sobre el asfalto de Nürburgring o los modernísimos monoplazas del campeonato de Fórmula E.

El Club Jaguar DE LOS

El Club Jaguar DE LOS CABALLEROS DE LA VELOCIDAD ANDY WALLACE Para Andy Wallace, las primeras vueltas al volante de un Jaguar XJR-9 a finales de los ochenta fueron una auténtica revelación. Más adelante, el británico se convertiría en uno de los mejores pilotos de prototipos de la historia. TEXTO: GEOFF POULTON I LU S TR AC I Ó N : MICHAEL DARLING C uando apenas era un adolescente, Andy Wallace tardaba unas tres horas en llegar a Silverstone. Los fines de semana con carreras preparaba unos bocadillos, se subía a la bici y salía de su casa en Oxford de buena mañana. “Siempre llovía, pero me daba igual”, recuerda. “Lo único que me importaba era llegar al circuito”. El padre de Andy le había inoculado la pasión por el motor varios años antes. Cuando tenía diez años, los dos cogieron un autobús rumbo a Francia para presenciar las 24 Horas de Le Mans, un circuito que acabaría ocupando un lugar especial en su corazón. El día que cumplió 15 años, sus padres le regalaron una clase de prueba en la Jim Russell Racing School y Andy quedó enganchado para siempre. A partir de entonces empezó a idear su plan para convertirse en profesional. Y la mejor puerta de entrada era el campeonato de la Formula Ford. Sin embargo, para poder comprarse un coche tendría que trabajar día y noche. “En esa época también iba a tantas carreras como podía. Observaba a los pilotos y anotaba los tiempos por vuelta, para prepararme”, recuerda. Y tanto esfuerzo finalmente dio sus frutos: en 1980, a los 19 años, Andy conquistó el campeonato en la temporada de su debut. Tras una progresión meteórica por todas las categorías de la Formula Ford, finalmente se alzó con el título de la Formula 3, en 1986. “El siguiente paso natural era la F1”, afirma. “Tuve ofertas de dos equipos, pero económicamente no me lo podía permitir: necesitaba 600.000 dólares de financiación”. Atrapado en tierra de nadie, en 1986, después de ganar el Gran Premio de Macao de F3, tuvo una charla con el piloto holandés Jan Lammers, fichado por el equipo TWR-Jaguar para la temporada siguiente, quien le dijo que el equipo necesitaba a otro piloto para Le Mans. “No lo dudé ni un instante y acepté hacer una prueba. La primera vez que me subí al XJR-9 fue toda una experiencia. Estaba acostumbrado a rodar a 250 km/h, pero ir a más de 320 km/h es otra cosa. Y cuando llegas a los 380 km/h ya ni te cuento. Acostumbrado a pilotar monoplazas, el XJR-9 me parecía muy grande y claustrofóbico, como ir sentado dentro de un misil”. Sin embargo, Andy no tardó en cogerle el truco y su pilotaje rápido y consistente convenció al equipo. A pesar de llegar con solo tres carreras de preparación, Andy, Jan y Johnny Dumfries llevaron el XJR-9 de 7,0 litros hasta la victoria en Le Mans en 1988, el primer triunfo de la marca desde 1957. “Cuando ganamos fue una sensación extraña, porque estaba agotado. Tardé un poco en asimilarlo”, asegura con la modestia que le caracteriza. Andy continuó trabajando para demostrar que por algo era considerado uno de los mejores pilotos de prototipos del mundo. Dos años más tarde, ganó las 24 Horas de Daytona al volante de un Jaguar XJR-12D, en la primera de sus tres victorias en esta cita, y conquistó dos veces las 12 Horas de Sebring. En la actualidad, el británico es el piloto probador principal de Jaguar Land Rover Classic, un trabajo que le permite probar diferentes modelos de leyenda antes de ceder el testigo a sus nuevos propietarios. “Es un honor poner a punto modelos como el E-TYPE y el XKSS, un contraste interesante en comparación con los vehículos modernos”. ¿Estamos entonces ante el declive de su instinto competitivo? “Para nada”, asegura con una sonrisa, antes de añadir que conquistó la victoria en su categoría en la Le Mans Classic del año pasado, al volante de un D-TYPE. “Hay cosas que nunca se pierden”. 78 THE JAGUAR

CASTROL EDGE PROFESSIONAL EXCLUSIVELY RECOMMENDED BY JAGUAR. TITANIUM STRONG FOR MAXIMUM PERFORMANCE. CO-ENGINEERED TO MEET THE NEEDS OF JAGUAR. Boosted with TITANIUM FST , Castrol EDGE Professional is our strongest and most advanced range of engine oils yet. Its TITANIUM FST doubles its film strength, preventing oil film breakdown and reducing friction. This gives you the confidence to be in perfect sync with your car and push the boundaries of performance. That’s why Castrol EDGE Professional is recommended by Jaguar. www.castrol.com

 

JAGUAR MAGAZINE

 

La revista Jaguar Magazine rinde homenaje a la creatividad en todas sus formas, con elementos exclusivos capaces de despertar los sentidos: desde el diseño más seductor a la tecnología de última generación.

En este número, exploramos la creatividad de los maestros brasileños que dieron forma al fascinante arte de la capoeira y descubrimos a unos artistas irlandeses que aúnan tradición y modernidad cultural. También recorremos la línea creativa que enlaza el papel pintado victoriano con el iPhone. Además, el actor y artista polifacético Riz Ahmed explica por qué este es el mejor momento para revelar al mundo su verdadera naturaleza.

© JAGUAR LAND ROVER LIMITED 2020

Registered Office: Abbey Road, Whitley, Coventry CV3 4LF Registered in England No: 1672070
Cifras obtenidas a partir de pruebas oficiales realizadas por el fabricante de conformidad con la legislación europea.
El consumo de combustible real de un vehículo podría ser diferente del obtenido en dichas pruebas y estas cifras son para fines comparativos únicamente.